×
hace cerca de 2 meses
[Espectáculos]

Flor Silvestre, sus dos matrimonios antes de Antonio Aguilar, el amor de su vida

Debutó con apenas 13 años y ya en 1945, a los 15 años

Imprimir
Flor Silvestre, sus dos matrimonios antes de Antonio Aguilar, el amor de su vida
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de Mexico.- Guillermina Jiménez Chabolla desde niña sabía lo que quería ser en la vida: cantar y actuar.

Debutó con apenas 13 años y ya en 1945, a los 15 años, era anunciada como el "Alma de la Canción Ranchera".

A fines de los años cuarenta, entre 1947 y 1949, realizó una larga gira por todo Centro y Sudamérica,15​ llegando a actuar en Argentina, donde fue presentada por el famoso artista argentino Hugo del Carril y fue en Argentina en donde nació su primera hija, Dalia Inés Nieto Jiménez un 27 de febrero de 1948, fruto de su primer matrimonio con Andrés Nieto.

Con Dalia Inés Nieto


En febrero de 1950, formó parte del elenco "numeroso, híbrido, pero útil" de la obra ¡A los toros!, de Francisco Rubiales, mejor conocido como Paco Malgesto, en el Teatro Tívoli. Para 1953,​ Flor Silvestre se casó con el locutor y cronista taurino. La pareja tuvo dos hijos: la actriz Marcela Rubiales, cantante y actriz de cine, teatro y televisión y Francisco Rubiales jr, quien trabaja en doblaje, subtitulaje y edición de video.



En 1958 la pareja estaba en proceso de divorcio. Flor Silvestre reveló que el divorcio fue "muy desagradable, no me gustaría volverlo a pasar porque fue una cosa muy triste". Y así fue, "la tercera es la vencida" en cuanto concluyó el divorcio se casó con Antonio Aguilar el 29 de octubre de 1959.



Contrario a lo que mucha gente piensa sus hijos no fueron desplazados a un segundo plano, todo lo contrario "El Charro de México" siempre los trató como a sus hijos de sangre y ellos lo vaían como su figura paterna.

En una entrevista para la revista Gente!, Dalia Inés habló acerca de su admiración por Antonio Aguilar: "Siempre lo quise como a mi papá. No me gusta ponerle a las cosas un nombre que no es, pero él me crio, me dio cariño y calor desde chica. Tiene todo mi cariño y respeto". También dijo: "De mi mamá y su esposo [Antonio Aguilar] aprendí que, aunque la vida te dé fortuna, nunca debes olvidar que te la dio el pueblo, que sus centavitos juntaron para ver tu espectáculo, por eso debemos dedicar nuestro trabajo a la gente".



Para Flor, Antonio fue el único amor de su vida y luego de su muerte, declaró pensar más en lo que vivió con él y no en que ya no está o en la infección pulmonar que lo mató en 2007.

"Pienso en los 50 años que me dio y no en la enfermedad que lo mató", dijo la viuda y aclaró que “Nunca pensé en el futuro, vivir un día sin él. Pero lo mantengo cerca de corazón.

Flor Silvestre vive rodeada de muchos recuerdos allá en el Rancho El Soyate, ubicado en el municipio de Villanueva, Zacatecas. Dicho rancho fue mandado construir por Antonio Aguilar como símbolo de su amor por su esposa.

Doña Flor Silvestre es fanática de Julio Iglesias, cantante español quien llegó a despertar los celos de su esposo Antonio Aguilar. "Yo no paraba de oír a Julio Iglesias". La mamá de Pepe Aguilar recordó que su esposo le decía: "¿pero que le oyes a ese? ¡parece borrego!".

Muchas mujeres querían con Antonio Aguilar, reveló Flor Silvestre

Asimismo Flor Silvestre confesó que todos los años que vivió con Antonio Aguilar, vivió con celos, ya que las artistas que contrataban para sus películas "todas querían con él, todas".

Relató cuando una actriz se quedó a dormir en su casa, tras terminar la filmación de unas escenas de una de las películas que protagonizó su esposo. En altas horas de la madrugada esta mujer pidió un coñac y además quería que Antonio Aguilar se lo llevara a su habitación, pero quien terminó llevándolo fue Flor Silvestre llena de celos.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}